Sensores para el calzado que monitorizan el estado físico del usuario

Ya es un hecho. Las tecnologías basadas en sensores para monitorear y controlar la salud se han incorporado en un gran porcentaje de complementos y de prendas de vestir. La industria del calzado se ha convertido en uno de los sectores que ha apostado vivamente por estas revolucionarias innovaciones.

El detonante, el envejecimiento de la población

Conscientes del creciente envejecimiento de la población que supondrá un incremento del número de personas necesitadas de algún tipo de monitoreo de la salud, muchas empresas zapateras han desarrollado actualmente líneas de productos con sensores que, entre otros aspectos, pueden estimular el corazón, medir los niveles de azúcar en la sangre o controlar la presión en las articulaciones y las vértebras.

Según la información de la empresa Electronic Products, la forma más simple de un sensor es un transductor, que puede ser tan sencillo como dos sustancias distintas poniéndose en contacto. El elemento del dispositivo real se puede fabricar como un pequeño y discreto componente con plomo, o como parte del ensamblaje de una sonda o un electrodo. Pueden ser tan delgados como un cabello y pueden generar voltajes por sí mismos.

Los termopares son un ejemplo de sensores generadores de voltaje de distintos metales que crean voltajes basados en temperaturas. Las piezas como el Omron E52-CA15AYD32 4M, sin conexión a tierra, por ejemplo, miden temperaturas mediante un elemento tipo K, con un tubo protector de 3,2 mm que se puede montar en la piel o en una fisura estacionaria.

“Los sensores hoja como el TE Connectivity 2-1004347-0 son flexibles y plegables. Una plantilla para calzado podría determinar si se está generando mucha presión en las pisadas hacia abajo para diagnosticar problemas en la espalda o las articulaciones”.

En este sentido, se pueden aprovechar los efectos piezoeléctricos para crear energía a partir de un sensor integral diminuto cuando se expone al impacto y la vibración. Un sensor óseo pequeño, poco invasivo, podría indicar demasiado trauma físico para un jugador de fútbol en tiempo real que evitaría una lesión más grave.

La miniaturización de los sensores piezoeléctricos significa que ahora se pueden entrelazar en tejidos, vendajes o prendas de vestir. Los sensores hoja como el TE Connectivity 2-1004347-0 son flexibles y plegables. Una plantilla para calzado podría determinar si se está generando mucha presión en las pisadas hacia abajo para diagnosticar problemas en la espalda o las articulaciones.

“Otro de los beneficios de estos sensores es la capacidad que tienen de medir la fuerza de aterrizaje del pie. O lo que es lo mismo, llegan a analizar la distribución del peso mientras se camina así como la fuerza que transfiere, el impacto y la presión a través de los huesos, las articulaciones y las vértebras”.

Dispositivos de uso médico

En la actualidad investigadores y fabricantes trabajan unidos para estudiar todos los dispositivos ponibles de uso médico que posibilitan chequear el estado de salud de las personas. Esta tecnología, que sirve para medir el esfuerzo de energía, el ritmo y la variabilidad cardíaca, se aplica como parche, es decir, se trata de sensores adhesivos que pueden comunicarse de forma inalámbrica con un concentrador o un enrutador que realiza el procesamiento necesario o pasa los datos a una nube o a un servicio de supervisión médica. También se puede utilizar un móvil para hacer efectiva la supervisión.

Este tipo de sensores entrelazados en tejidos se pueden utilizar para monitorear el estado físico de la persona sin cirugía o sin la necesidad de llevar los utensilios médicos. Los tejidos están impregnados con sensores de presión y pueden registrar las pisadas, la velocidad, las calorías y la distancia.

Otro de los beneficios de estas innovaciones es la capacidad que tienen de medir la fuerza de aterrizaje del pie. O lo que es lo mismo llegan a analizar la distribución del peso mientras se camina así como la fuerza que transfiere, el impacto y la presión a través de los huesos, las articulaciones y las vértebras. Por tanto, un problema crónico de espalda se puede rastrear y detectar controlando la forma de caminar de una persona, y avisar mediante su móvil de los problemas de salud que le puede causar su forma de andar hasta el punto de proponerle modificar su estilo de marcha.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.