El mes de marzo de este 2022 se cumplirán 25 años desde que Curtidos Jin se trasladó a sus actuales instalaciones en la localidad de Cheste. Claro ejemplo de empresa familiar, Rosa Ibáñez, su gerente, es la tercera generación de una compañía que nació hace cerca de medio siglo de la pasión y la dedicación de José Ibáñez Nicolau, su fundador, y que comenzó su andadura en el sector de pieles y curtidos con una pequeña fábrica artesanal situada en la localidad de Campanar, en Valencia. “En 1997, nos trasladamos a estas instalaciones de más de 5000 metros cuadrados en Cheste, donde tenemos centralizadas todas las actividades y funciones de la empresa: oficinas, producción, comercial, almacenes, logística… Este cambio de sede nos ha permitido crecer durante todos estos años a todos los niveles, hasta llegar a convertirnos en lo que es hoy Curtidos Jin, todo un referente en el sector de las pieles y los curtidos”, explica Rosa.

Curtidos Jin cuenta en Cheste con unas amplias y modernas instalaciones, dedicadas exclusivamente al serraje y al tratamiento de curtidos. La trayectoria de la empresa ha estado acompañada desde siempre por una firme apuesta por la tecnología, un alto nivel de profesionalización de sus trabajadores, la máxima calidad de sus productos, una atención permanente a las necesidades del mercado y un esmerado servicio a sus clientes. Y todo ello, con el máximo respeto y cuidado por el medio ambiente, tanto en sus procesos de producción como en la selección de las materias primas. “Siempre, desde su fundación, Curtidos Jin se ha regido por unos rigurosos parámetros de exigencia y calidad. El traslado a nuestras actuales instalaciones, que decidimos en su día, tenía como uno de sus objetivos seguir garantizando todo ello al mercado y a nuestros clientes”, apunta su gerente.

Especializada en serraje afelpado, tanto para calzado como para marroquinería, Curtidos Jin está presente en la actualidad en los principales mercados internacionales, destacando en este sentido Portugal, Francia, Italia y Alemania. Además, la compañía refrenda todo su buen hacer con la certificación distintivo Plata de la asociación LWG (Leather Working Group), un organismo internacional encargado de determinar el grado de compromiso medio ambiental de las curtidurías.

 

 

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.