imagen

En la elaboración de los productos de Curtidos Jin, se aplican técnicas, tratamientos y procesos de acabado que cumplen con todas las normativas europeas vigentes encaminadas a respetar el medioambiente.

Con sede en Cheste, Valencia, firma se abastece solo de pieles de calidad superior, procedentes de empresas con la distinción LWG (Leather Working Group) del cual ellos también son miembros. Estas pieles se utilizan en la confección de calzado, cinturones, bolsos, carteras, de billeteros, complementos de piel, juegos de escritorio y objetos decorativos. Una de las especialidades de curtidos Jin es el serraje afelpado, tanto para calzado como para marroquinería.

La estructura flexible de la empresa permite la personalización de los productos, de acuerdo a las preferencias que expresa el cliente. Sirven de inspiración su extensa carta de colores y diversidad de texturas.

Muy consolidada en la Comunidad Valenciana, Curtidos Jin se encuentra en proceso de abrir nuevos mercados. Actualmente exporta a 37 países.

Durante nuestra visita a sus instalaciones, Rosa Ibáñez, gerente de la empresa, nos pone al corriente de una irregularidad que se produce en el mercado: ‘Actualmente, hay una eclosión de nuevos materiales, y sucede, especialmente en el sector de la marroquinería, que muchas marcas etiquetan sus productos como piel sintética. Aparte de que esta definición es en sí misma contradictoria, puede confundir al consumidor. Es evidente que la piel es un producto natural y tiene prestaciones muy distintas que las materias sintéticas’.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.