OLYMPUS DIGITAL CAMERA

KEEP IT SIMPLE, STUPID
Tecnología, digitalización, fast fashion, low cost, e-commerce, industria 4.0, Full Service, On Time, In Full, omnicalidad, resilencia, Lean Management … palabras que martillean la cabeza de todo empresario como toques de silbato que le hacen ponerse a andar, correr y, si es necesario, hacer el pino puente.

¿Pero quién tiene la bola de cristal para adivinar hacia dónde dirigir la innovación? Es más ¿Qué es innovador? Y todavía más, ¿Qué es innovador y rentable?

En innovación es necesario distinguir dos conceptos, capacidad de innovación y habilidad para innovar.

La primera tiene que ver con la capacidad de adquirir tecnología, instalaciones y otros activos que nos hagan más grandes, tiene que ver con la capacidad de inversión.

Sin embargo, la capacidad de inversión por sí misma no es suficiente para crear un valor nuevo, relevante y sostenible para los clientes.

La habilidad para innovar no tiene que ver con presupuestos, es algo menos tangible y, por lo tanto, más difícil de asimilar y llevar a cabo. Tiene que ver con cambiar el diseño de un sistema de servicio al cliente, introducir nuevas experiencias para los clientes y construir un mejor modelo de negocio que se adapte mejor a las nuevas necesidades del mercado.

Y es aquí, en esta encrucijada, donde la filosofía KISS ha ayudado a Cartonajes Salinas a dirigir su estrategia de crecimiento.

KISS son las siglas en inglés de Keep It Simple, Stupid (hazlo simple, estúpido) o -dicho más suavemente – Keep It Super Simple (hazlo muy sencillo) un término que se utiliza en el mundo del diseño industrial y la ingeniería, que viene a decir que cuanto más sencillo es un diseño, más eficaz resulta.

No es fácil llevar esta filosofía a cabo, aunque pueda parecer sencillo mantener la sencillez. Dedicamos muy poco tiempo a pensar, diseñar, leer, planificar y demasiado a actuar.

Nokia inventó el Smartphone, y sacó al mercado la pantalla táctil dos años antes que Apple, pero esta última supo conectar su tecnología a un diseño de servicio para el cliente de una manera más eficaz.

Por ello, creemos que merece la pena recorrer todo ese camino y conjugar capacidad con habilidad de innovación, para conseguir mucho más valor para nuestros clientes con menor esfuerzo y mayor rentabilidad por nuestra parte.

Ahí en el servicio y la ultra productividad creemos que están los ejes de nuestra innovación y crecimiento, porque entendemos que tal como están hoy en día los mercados (y el de la moda más que ningún otro) las cadenas de suministros tienen que ser ágiles, cercanas y efectivas.

Convertir una empresa en KISS implica altas dosis de creatividad para diseñar sistemas y procesos, implica conocer y saber muy bien a quién tienes delante y qué necesita de ti.

El objetivo de Cartonajes Salinas es, por un lado, hacer una transformación cultural corporativa encaminada a simplificar la organización y las tareas, que nos permita dedicar más tiempo a una comunicación más personal con el cliente.

Y, por otro lado, dotarnos de tecnología que nos haga ser mucho más ágiles sin perder una pizca de calidad.

Para ello estamos rediseñando todos nuestros procesos internos mediante herramientas digitales que facilitan y agilizan todo el sistema de información y gestión.

Una recogida de datos en tiempo real que nos permiten analizar, decidir y reajustar.

Hemos dirigido nuestras inversiones a multiplicar la capacidad productiva, incorporando dos nuevas máquinas a nuestro parque y hemos ampliado 9000m2en superficie de stockage.

Ya lo dijo Da Vinci hace unos cuantos años: “la sencillez es la sofisticación definitiva”.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.